miércoles, 10 de febrero de 2016

Bolivia acusa a Chile de explotar agua cerca del límite fronterizo

El país vecino solicitó a la Unesco realizar una inspección a los pozos de agua que serían perforados cerca de la frontera entre ambos países por mineras chilenas.
La Cancillería de Bolivia denunció que empresas mineras chilenas están perforando pozos de agua cerca de la frontera, por lo que se solicitó a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), a que se haga una inspección de los hechos.
Así lo publica el diario boliviano La Razón en su publicación de hoy martes, donde el vicencanciller Juan Carlos Alurralde aseguró que entre el 2014 y 2015, se atendieron denuncias relacionadas a Chile, referidas a la remoción de hito, admitiendo que "Hemos visto que están perforando pozos de agua cerca de la frontera, ya hemos mandado un equipo de inspección y ya hemos hecho la denuncia internacional (...); Chile nos ha respondido que son pozos de agua de ellos. (...) Están usando nuestros acuíferos los chilenos", afirmó.
Si bien no se precisó  la región en donde está ocurriendo los hechos, ya se envió una solicitud a la Unesco para hacer una inspección de esos pozos "para que se evite esa explotación", manifestó el viceministro boliviano.
Además el medio asegura que la Cancillería boliviana ya activó un "plan integral" de control fronterizo debido a las recurrentes denuncias de remoción de hito -entre el 2014 y el 2015 la Cancillería recibió 13 denuncias sobre este hecho-, explotación ilegal de recursos hídricos, madereros y hechos de narcotráfico.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, afirmó a La Razón que, aparte de las demandas marítimas, las aguas manantiales del Silala, ubicado en Potosí, el libre tránsito y el río Lauca son otros de los temas que están pendientes de resolver con Chile. Además el ministro calificó de recurrentes las denuncias sobre la explotación de las aguas subterráneas y otros recursos en la frontera, por lo que llamó a que la población denunciara este tipo de hechos en esas regiones. La Tercera